Los campesinos y los peligros de los incendios

<> Wladimiro Rodríguez Brito


[… La crisis de la agricultura ha generado la expansión de matorrales de zarzas, helecheras, hinojos, granadillos, tabaibas, rabo de gato… El poblamiento disperso, la ocupación de la población por zonas “sorribadas”, entre las lenguas de las coladas ocupadas por pinar, brezal, jaral, hasta puntos bajos, hace que los peligros para la defensa de los caseríos se complique, al quedar rodeados tanto por el monte, como por los matorrales, que han crecido en las huertas de cultivo, hoy colonizadas, por plantas de gran capacidad para propagar fuego…]

Es fundamental saber realizar una lectura del territorio adecuada. Para ello, tenemos múltiples ejemplos, como la referencia del barranco de La Chaurera, en el que, hace ya más de quinientos años, los guanches tenían claro la distribución de las actividades económicas según los suelos, asociando las coladas de lava al pastoreo. Hoy, sin embargo, el noroeste de la isla (Tenerife) sufre una crisis profunda de la actividad agraria, si exceptuamos la franja costera de la Isla baja y la platanera por, en parte, no haber sabido sacar partido de las posibilidades que nos da cada territorio. Los siete municipios del N.W. se encuentran en una situación seria, de enorme dificultad, ya que los cultivos de secano, frutales y cereal, han entrado casi en su extinción. Misma situación se reproduce en la ganadería, con pérdidas significativas en ganado de carne y leche.

La crisis de la agricultura ha generado la expansión de matorrales de zarzas, helecheras, hinojos, granadillos, tabaibas, rabo de gato… El poblamiento disperso, la ocupación de la población por zonas “sorribadas”, entre las lenguas de las coladas ocupadas por pinar, brezal, jaral, hasta puntos bajos, hace que los peligros para la defensa de los caseríos se complique, al quedar rodeados tanto por el monte, como por los matorrales, que han crecido en las huertas de cultivo, hoy colonizadas, por plantas de gran capacidad para propagar fuego (zarzas, granadillos, heleheras, hinojos, tabaibas,…) En el territorio quedaron sin cubrir por las lavas (Teide – Pico Viejo- Chinyero – Montañas Negra) unos amplios espacios: Topete, Serico Gordo, con suelos más fértiles, sin apenas malpaís. Sin embargo, hoy se encuentran con el mismo panorama sombrío. El problema se repite en Fuente La Vega, San José de los Llanos, San Francisco de la Montañeta, Erjos, Ruigomez,…saltando también al Valle del Palmar, que hoy es campo de zarzas, hinojos y tabaibas. Valga como referencia el siguiente cuadro recién publicado:

TIERRAS CULTIVADAS ABANDONADAS

SAN JUAN DE LA RAMBLA 359 Has 240 Has

LA GUANCHA 280 Has 210 Has

ICOD DE LOS VINOS 657 Has 950 Has

GARACHICO 280 Has 210 Has

EL TANQUE 111 Has 556 Has

LOS SILOS 504 Has 200 Has

BUENAVISTA DEL NORTE 474 Has 890 Has

COMARCA 2665 Has 3256 Has

Sirvan dichas referencias como lectura de la urgencia de tomar medidas por la seguridad y prevención de incendios, dado el volumen de combustible que tenemos en amplias zonas pobladas, ante los largos veranos canarios, en los que demandamos auxilios de las administraciones y los vecinos para la retirada y limpieza en las proximidades de las viviendas así como, en las proximidades de las vías de comunicación.

El último bando municipal, conocido, exigiendo a los vecinos la limpieza de entorno de las zonas pobladas, lo estableció D. Manuel Reyes en San Juan de La Rambla. Medida responsable, que hoy tendría una comarca con menos peligros o con menos problemas ante los incendios. Es urgente una movilización que actúe en la prevención, pero también otra política agraria y ganadera que incorpore población a la actividad. Sobre todo es clave, en la zona alta, ya que la Isla Baja mantiene un paisaje cuidado, siendo Los Silos, un ejemplo, si bien, en la Juncia y Erjos, se sufre el problema de crisis en toda la comarca.

Es urgente la actuación entre la fuente de La Guancha y Ruigomez, especialmente, en los entornos de los caseríos, dadas la características del fuego con tiempo sur y sureste. Es fundamental la limpieza en todos los pueblos, sobre todo, de la vertiente del naciente. Se requiere este compromiso, tanto por aspectos sociales y de seguridad, como por cuestiones ambientales. Estamos a tiempo, actuemos.

* DOCTOR EN GEOGRAFÍA POR LA UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA

 Otros artículos de Wladimiro Rodríguez Brito publicados en El Canario

 wladimirorodiguezbrito.blogspot.com.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*