PREPARAR CONDICIONES

«.» 

Edilberto Rodríguez Morales


“SÍ. LOS FUNCIONARIOS DE LA ENSEÑANZA EN CANARIAS SON RESPONSABLES DIRECTOS DEL FRACASO ESCOLAR (Léase INFORME PISA), DEL INMOVILISMO Y DESPOLITIZACIÓN DE LOS ESTUDIANTES, DE LA ACULTURACIÓN IDENTITARIA DEL PUEBLO CANARIO; CÓMPLICES DE LA DERIVA SOCIAL Y ECONÓMICA, DE TANTO PARO Y SALARIOS DE POBREZA. SON EL PILAR Y MOTOR DEL COLONIALISMO ESPAÑOL. NO MERECEN NUESTRO RESPETO.”[1] El Muro, Pink Floyd

Todas las organizaciones políticas y culturales que luchan por la descolonización e independencia de Canarias, aparte de propiciar un liderazgo, deberían tener como principal objetivo desarrollar infraestructuras básicas que propicie un organigrama de competencias entre sus militantes; prestar más atención en crear redes autogestionarias a lo largo y ancho de nuestra geografía, de igual manera que los Centros educativos lo son para los partidos españolistas. No es lógico que el apoyo social o la estrategia política se reduzca solamente en acudir a manifestaciones; estar presentes en actividades culturales o ir a votar; pues minimiza la capacidad de organización, a una contemplativa actitud revolucionaria. Los verdaderos militantes tienen que implicarse también en la concienciación de toda la ciudadanía; ser tan activos cual militante en su cuartel general coordina a otros militantes y así sucesivamente. No estamos para bromas. Mucho más ahora, cuando nos percatamos de que la toma de conciencia de nuestra realidad colonial se manipula desde edad temprana en los colegios e institutos, de manera despreciable y alevosa. Cuando la deriva sucursalista sigue repercutiendo en el ánimo de muchos compañeros, y en la desorganización del campo soberanista, es conveniente poner punto y final a un largo recorrido destructivo; superar nuestras divergencias ideológicas y encontrar fórmulas de entendimiento. Sí cierto es que, los diferentes posicionamientos estratégicos hacen muy difícil barajar un referente unitario anticolonialista que nos permita liderar la voz del Pueblo canario; será el propio Movimiento de Liberación Nacional de Canarias (MLNC) quien tarde o temprano, de una forma u otra, facilite las claves para poder coordinarnos.

Dos son las propuestas que debemos destacar y analizar en la lucha por la descolonización e independencia: 1º Aquellos/as quienes consideran que debemos ir a votar sí o sí cada vez que haya una convocatoria electoral; independientemente de cuántas organizaciones afines se presenten a las mismas; y, 2º Aquellos/as quienes proponen la abstención activa HASTA la toma de conciencia de nuestra realidad colonial; convencidos de que esta estrategia forma parte de una lucha unitaria radical incontenible que nos llevará a la victoria. Para quienes renieguen de la abstención activa y de la desobediencia civil como estrategia política y emplacen a la población a seguir votando, sin orden ni concierto y con todas las garantías de seguir repitiendo resultados desoladores, debemos hacer hincapié en dicho error, y encomiarles a que vuelvan a releer las condiciones propuestas con detenimiento; poder llegar a un entendimiento con mayúsculas. Pues tenemos la sospecha de que hasta la fecha de hoy no han querido captar la intención deseada: la conveniencia de pactar una tregua electoral con todas las fuerzas soberanistas, el tiempo que fuera necesario. Un paréntesis que sería acordado HASTA el día que fuéramos capaces de movilizar el 10% de la población de Canarias en una gran demostración de unidad popular anticolonial; repartidos equitativamente entre la isla de Gran Canaria y la isla de Tenerife. Una cifra bastante razonable para empezar a trabajar desde ya. La señal que nos indicaría haber creado las condiciones necesarias para participar en una dura campaña electoral y ganarlas. Cuadros perfectamente estructurados en tiempo y forma, respaldados por una militancia acreditada; y no fantasmagórica, producto del mal uso de las redes sociales. Tiempo para organizarnos debidamente y garantizar haber hecho bien la tarea. 

Sería absurdo y preocupante que organizaciones consolidadas en su trayectoria, con resultados electorales adversos a lo largo de diferentes convocatorias, tengan la ceguera política de seguir cuestionando una propuesta unitaria que surge y se reivindica desde tiempos pretéritos y desde los cuatro puntos cardinales. Ésta, no solo avalaría cohesión política en una fase inicial preelectoral con coincidentes propuestas, sino la oportunidad de poder emprender un periodo de concienciación popular conjunta, e inédita en la defensa de nuestros derechos sociales y territoriales.

 ¡DESCOLONIZACIÓN E INDEPENDENCIA! ¡AUTOGESTIÓN!

[1] Relacionado: El Muro, Pink Floyd

La educación en Canarias como disgregación individual y social Víctor Ramírez

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*