EL ASFIXIANTE PESO DE LA POBREZA EN CANARIAS

«.» Félix Román N. Rodrígue


Canarias confronta en la actualidad uno de los mayores índices de pobreza y precariedad nunca jamás vista. La tasa de pobreza en Canarias se ha disparado en los últimos años, la oficina del censo arroja titulares fuertemente nefastos, reflejo de las grandes dificultades económicas que atraviesa nuestro archipiélago, el porcentaje de ciudadanos pobres escala hasta niveles nunca vistos desde 1993 cuatro de cada seis vive en la pobreza extrema en Canarias.

Sin lugar a dudas la recepción económica, los recortes y la implementación del colonialismo, ha tenido en Canarias un impacto significativo sobre los ingresos de los canarios y por lo tanto también sobre las tasas de pobreza, principalmente por el deficiente comportamiento del mercado laboral de la masa trabajadora.

Estos datos suelen utilizarse por parte de analistas, el canario se ve en la necesidad de recurrir en numerosas ocasiones al empleo precario de baja calidad, y a la economía sumergida. El sistema canario de baja protección y escasa seguridad social no funciona ya que genera grandes bolsas de pobreza, y crecientes desigualdades sociales.

La gran falacia del argumento es suponer a priori que los programas redistribucionistas aseguran una reducción de la pobreza, sustancial y sostenida en el tiempo. La situación sin embargo son mucho más complicada dado que, este tipo de programas suelen tener un efecto perverso sobre los incentivos al trabajo de los pobres.

Si el gobierno asegura programas de ayuda social para las personas que no alcanzan un determinado nivel de ingresos, existe un fuerte incentivo a no trabajar duro para tratar de superar esta lacra, no se cuentan aquellos que viven en condiciones de pobreza de haber sido ayudados, sino se contabilizan los pobres antes de haber sido ayudados.

Por último dado que el concepto de pobreza se mide en términos relativos; un pobre en Canarias tiene poco que ver con un pobre en un país menos rico. Sostengo que un mileurista canario entraría en la categoría de pobres precarios .

Pero…, hay otro elemento que distorsiona el concepto de pobreza en Canarias, y es el hecho de que al medir los ingresos de las familias, no se incluyen las  prestaciones sociales no monetarias como los cupones para alimentos, la vivienda pública, o el programa de asistencia sanitaria para los pobres.

Si tales ayudas (ingresos)  se tuvieran en cuenta, la tasa oficial de pobreza se reduciría sensiblemente,  el número de personas que viven por debajo de la línea de pobreza en Canarias aumenta conforme crece la renta media por lo que un pobre en Canarias seguiría siéndolo aunque su renta hubiera aumentado considerablemente -al mismo ritmo que el de la renta media-

Así la pobreza se mide como un concepto relativo, y por ello; tenemos que tener cuidado con las interpretaciones. Es por lo tanto hora de hacer frente a este lacra social que vive actualmente Canarias, haciendo hincapié en el ejercicio de nuestra dinámica de lucha por nuestros derechos a tener un empleo digno, estable, una vida digna, y un futuro prometedor.

Canarias es la comunidad con el mayor índice de pobreza y exclusión social, con una tasa del 44,07 %  de la población. Los canarios sufren carencia material severa, ya que no pueden disfrutar de una semana de vacaciones, o no pueden pagar los recibos de la luz, gas o agua, o no tienen televisión, lavadora o teléfono.

La baja intensidad en el empleo en Canarias se refiere también a aquellos ciudadanos que han trabajado por debajo del 20 % de su capacidad, los canarios en situación de pobreza extrema, son los primeros en notar el impacto de la crisis cuando aun no se reconocía que esta existía y son los últimos en notar la supuesta “recuperación” .

Ya existe en Canarias (y lo vemos a diario) un nuevo pobre  que hace colas en los supermercados, no es solo el que pide en la calle, mantener la actual reforma del sistema de prestaciones traerá un modelo de pensiones de indigencia sin ningún encaje.

Seis de cada diez canarios están ya en pobreza extrema, cifra que se disparó entre 2015 y 2016 es urgente y consecuente eliminar este complejo problemático que nos afecta a todos, nos hace más vulnerables, insensibles, y hasta con tintes de violencia.

 * Contertulio y colaborador de la emisora La Vos de Rusia en Canarias

Otros artículos de Félix Román Negrín Rodríguez publicados en elcanario.net

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*