La Crisis Genuino Producto del Capitalismo

[…Nuestra fuerza y nuestras armas son la unidad, la organización y la lucha, y sólo de esta manera detendríamos tantas tropelías cometidas por la derecha fascista, traidores y lacayos…]

No hace mucho tiempo los políticos capitalistas decían cosas como “el capitalismo debe refundarse” o que había que estudiar la fórmula de nacionalizar la banca, todo ello temiendo una reacción de la clase obrera y las clases populares ante el fenómeno de la crisis. No obstante cuando el capital ha visto que la clase obrera está desorganizada y dividida, gracias al oportunismo PSOE-IU-CC y cúpulas sindicales financiadas por el Estado, las recetas para salir de la crisis vuelven hacer mayor represión, salarios de esclavos, ampliación de la jornada laboral, retraso en la edad de jubilación, acrecentar la precariedad y sobreexplotación, etc.

Todos los partidos del sistema, y sus cúpulas sindicales se manifiestan contrarias a la crisis, todos señalan que hay que tomar medidas contra ella, y todos coinciden en no ir a la raíz de la crisis a la que exculpan engañando a las víctimas de los efectos nocivos de ésta, la clase trabajadora. La crisis es el genuino producto del capitalismo, es la manifestación de que la producción no tiene en cuenta las necesidades del pueblo, solo el beneficio del burgués conllevando esto que de una parte la burguesía concentre en sus manos el excedente de las empresas -mercancías y capitales- y de subsistencia, por todo ello no es contra la crisis contra la que hay que luchar, sino contra aquello que genera la crisis: EL CAPITALISMO. Ante esta situación el gobierno del PPSOE apoyado por sus aliados, no ha dudado en dar miles de millones de euros a los responsables de la crisis; banqueros y empresarios, el PPSOE y la patronal exigen una reforma laboral antiobrera, en tanto que Izquierda Unida sólo piensan en captar votos para las elecciones. Las centrales sindicales hablan de “dialogo social” instrumento mediante el cual se ha llegado al actual escenario desempleo, precariedad donde el despido es libre, y gratuito.

Para el burgués con las subvenciones que recibe, sufraga la cada vez menor indemnización por despido. Todos ellos partidos y cúpulas sindicales están embadurnados por la corrupción puesto que han vendido su alma a la burguesía para salvaguardar al capitalismo y a su Estado, verdaderos culpables de la crisis a cambio de subvenciones y poder que les permita obtener prebendas.

Los males de la clase obrera no se erradicarán sólo con superar la crisis, sino eliminando de raíz el capitalismo para construir un mundo más humano donde los que trabajan y producen las riquezas sean los que más derechos tengan a disfrutarla.

Debemos hacer un llamamiento a los Comités, y a los Trabajadores a que se unan a una Asamblea de Comités y Delegados. Nuestra fuerza y nuestras armas son la unidad, la organización y la lucha, y sólo de esta manera detendríamos tantas tropelías cometidas por la derecha fascista, traidores y lacayos, podríamos así acabar con el capitalismo.

Aludiendo a las razones objetivas que dan vida a los sindicatos, al lugar de estos en la lucha de clase del proletariado  y a las condiciones del éxito en sus actividades. La lucha colectiva de los obreros contra los patronos por una venta más beneficiosa de la fuerza de trabajo, por mejorar su situación material, es por necesidad; una lucha sindical ya que las condiciones de trabajo en los distintos oficios son extremadamente diversas. Al propio tiempo como subrayó el camarada Lenin los sindicatos no deben limitarse a defender los intereses económicos de los trabajadores. Pueden desarrollar la conciencia de clase del proletariado y convertirse en un colaborador muy importante en la propaganda política, y de organización revolucionaria. Sin embargo, para ello es necesario que los sindicatos estén dirigidos por un partido revolucionario.

*  Colaborador y Contertulio de la emisora La Voz de Rusia en Canarias

Otros artículos de Félix Román Negrín Rodríguez publicados en elcanario.net 

 

14 comentarios sobre “La Crisis Genuino Producto del Capitalismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*