Monocultivo, biodiversidad y economía

«.» Jorge Dorta *


La economía y la ecología se parecen muchísimo. En ultima instancia, la economía no es más que la gestión de los medios y recursos materiales e inmateriales de los que disponemos. La ecología se rige de forma natural por las leyes físicas y biológicas, la economía debería regirse por el intercambio voluntario, es decir el mercado.

El mercado es como la vida., Tiende a la diversificación y a la biodiversidad de forma natural, de forma que una economía sana y natural es una economía diversificada de la misma forma que un ecosistema maduro y sano es un ecosistema biodiversificado.

Evidentemente de la misma forma que determinados factores climáticos, edáficos e hídricos favorecen la formación de un determinado ecosistema de forma natural, un mercado geográfico concreto favorece una clase de sectores, y a través de la legislación se crean condiciones que favorecen o entorpecen e impiden la aparición de sectores. 

Un ecosistema sano es un lugar donde existe gran biodiversidad y evolución, ya se trate de un bosque de coníferas, de una selva tropical o de una marisma. La idea aquí es que la naturaleza no permite el vacío, cuando existe un hueco – un nicho ecológico – ese hueco se llena de vida por adaptación y la vida prospera. Lo que es residuo para un organismo es alimento para otro, aunque sea una célula.

El mundo es energía y la energía fluye transformándose y transformándolo todo, llenándolo todo, es el río de la vida. Animales mueren y otros los sustituyen. Especies desaparecen y otras nuevas emergen. El viejo árbol podrido cae y al llegar la luz del sol al suelo ocurre una explosión de vida que recicla los nutrientes y da paso a otros que ocupen su lugar.

Esto en economía se llama la destrucción creativa de Schumpeter, es decir el proceso de innovación por el que nuevos productos destruyen viejas empresas y modelos de negocio. De la misma forma que los ecosistemas se mueven por la fuerza de la evolución, el motor que mueve la evolución en la economía es la innovación.

De la misma forma que cuando muere un árbol viejo del bosque otros arboles jóvenes crecerán y ocuparan su espacio, cuando una empresa muere otras ocupan su espacio. No hay nada malo en ello. Por eso no hubiera pasado nada si hubieran habido bancos que quebraran, otros bancos hubieran crecido ocupando su lugar. 

Pero mientras que a la economía no le hubiera pasado nada si un montón de empresas hubieran quebrado, lo que si se hubieran resentido son los equilibrios de poder y es aquí donde está el núcleo de la cuestión.

Hemos visto que un ecosistema sano, tanto en biología como en economía, es un ecosistema diversificado. El problema está cuando viene una especie invasiva (monopolio, oligopólio) que se crea a través de la acción política (porque es la única forma de crearlo ) …, o cuando el granjero – es decir el gobierno – tala todos los árboles para plantar, por ejemplo, soja…, y nace un ecosistema asociado a la soja que es artificial…, pero que enriquece al granjero y a sus amiguetes y les permite conservar el poder y seguir aprovechándose del campo…, entonces empiezan a fumigar (legislar), para que no crezca nada mas y poder seguir aprovechándose del suelo y conservar el poder.

Y cuando el suelo ni siquiera es del granjero, sino que es un medianero del terrateniente que vive en Madrid, pues entonces el incentivo del granjero no es cuidar de la sostenibilidad del suelo ni hacer agricultura ecológica sino explotarlo tan intensamente como si no hubiera un mañana.

El propietario en Madrid tan solo le interesa las rentas que le pagan para poder pagar sus deudas, lo que le hace explotar al granjero que a su vez explota el suelo…, la sostenibilidad o el efecto en la flora y fauna que habita allí le importan un huevo, ya que el no tiene que soportar las consecuencias de la degradación del suelo y el ecosistema.., total el vive en Madrid y no en la finca.

Por tanto un ecosistema económico basado en un monocultivo como en Canarias no es el resultado de una economía de mercado, ni siquiera de la “ventaja comparativa” de Ricardo, sino de la intervención estatal en la economía (en Canarias el REF y el estatus RUP) para concentrar y mantener el poder y el puestito de medianero al tiempo que enriquecen al amo en Madrid, en Bruselas o en Berlín.

 * Mencey Macro

Fuente: http://menceymacro.blogspot.com.es/2018/02/monocultivo-biodiversidad-y-economia.html

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*